jueves, 8 de octubre de 2009

El gran regalo y prosperando!

Los famosos peces del BAM que me trajo ABU están tremendos.

La verdad que en las apuestas la mayoría opinamos que no sobrevivirían a la primera noche.

Pues sí, sobrevivieron. Y a la noche del sábado. Y el domingo me los llevé a casa.

Y la noche del domingo los metí en un acuario de 60 litros... que tenía sólo unas gambillas y que estaba a punto de ser desmontado, sin luz y sin ninguna planta.

Lo lleno de agua de osmosis...los meto dentro, calentador y filtro maduro.

A rezar.

Me levanto por la mañana, los peces boqueando...mal, la temperatura a 31 grados... el termostato del calentador me la ha jugado.

Saco el calentador y me voy al curro... por la noche, todos boqueando... el filtro no mueve la superficie... aaaaaaaaaarg.

Meto el de mochila para romper la película de proteínas de la superficie.

Estamos a lunes por la noche, decido no dar de comer.

Martes mañana, todo ok.

Martes noche, todo ok, decido dar de comer.....arg no comen de nada... otro problema.

Pocos comen.

Miércoles mañana, todos especialmente bien... que raro que hayan mejorado tanto.

Miércoles noche, comen, tienen color, marcan jerarquías...

Jueves noches fotosssssssssssssssssss!!

Las fotos están hechas con mucho cuidado, sin limpiar los cristales de diatomeas (no quiero estresarlos lo más mínimo, viendo la mejoría), pero me moría de ganas de enseñaros los peces que me trajo ABU al BAM, no hay casi luz en el acuario y la habitación a oscuras, tiradas en automático con un 60mm y un flash de anilla.








Peazo de bichos, sí señor!

Un abrazo

Aldo

2 comentarios:

Asociacion Galega de Acuariofilia e Terrariofilia dijo...

OLE,OLE y OLEEEEEEE

Me alegro muchísimo de que se vayan adaptando tan bien.La hembra de vaillanti se ve tremenda.

Saludos,

ABU

Aldo dijo...

Que consta que dura el acojone y no los doy por levantados hasta que haya pasado un mes.

Pero también ayuda ver que ya comen, que ya empiezan a revolotear alegremente por el acuario.

Pero insisto, que a día de hoy no los doy por recuperados, eso sí, trabajando en ello estoy como si fueran mis hijos.

Un abrazo Marcos y gracias de nuevo.

Aldo